viernes, 30 de marzo de 2012

Editorial de la Huelga general 29-M (Actualizado)


Crónica en audio

Descargar


Piquete ciudadano en la puerta del bar Príncipe de Gales



El día 28, anteayer, comenzaba el piquete ciudadano en la murciana plaza de la Glorieta, también conocida como plaza de la revolución desde el pasado 15 de mayo. Desde allí, tras unos 20 minutos de espera, se unificaron el piquete ciudadano y el sindical en la Plaza de Santo Domingo. Sobre las 12 y media de la noche surgió el primer roce en el Bar Príncipe de Gales con el dueño del local y algunos clientes. Finalmente el bar cerró sus puertas.

Esta fue la dinámica hasta cerca de las 3 de la mañana, hora en la que los sindicalistas fueron a sus sedes para reposar y seguir por la mañana. La sorpresa llegó por la mañana, ya que los piqueteros se volvieron a reunir frente a las puertas de Latbus, pero para repelerse. Algunos representantes sindicales se aseguraron de que salieran los autobuses, curioso concepto de piquete. Los compañeros, decepcionados, acudieron a Espinardo para intentar parar el tranvía.

Fuentes de Bomberos de Murcia han confirmado que, desde las 1.30 horas y a lo largo de toda la madrugada, han ardido nueve contenedores en distintos puntos del municipio que han requerido la intervención del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento.

Por ejemplo, los contenedores han ardido en lugares como la avenida principal del Polígono Industrial de San Ginés, en la plaza de Santo Domingo de Murcia, en la calle Obispo Frutos y en la avenida Alfonso X El Sabio.

Asimismo, los Bomberos han tenido que intervenir en tres casos de barricadas por quema de neumáticos, concretamente junto al campo de fútbol La Alberca; en la avenida General Yagüe de Murcia y en el lateral del hospital Reina Sofía, donde se suele colocar el mercado de los jueves.

Sin embargo, lo que la prensa no cuenta es que durante la noche se cometieron hechos aislados de violencia, llevados a cabo por oportunistas violentos y cobardes. Encapuchados que se introdujeron en los piquetes para dar rienda suelta a la rabia que llevan dentro y que no son lo suficientemente adultos como para transformarla en algo productivo. Un suceso digno de mención es el caso de un joven al que agredieron y destrozaron el coche, tras embestir a otro joven en el acceso a la universidad de Espinardo. El joven embestido, desde el capó, agrietó la luna del vehículo de una patada mientras varios compinches suyos se cebaban con el resto del coche. El conductor, sangrando tras haber recibido un fuerte golpe en la cara por uno de otro de los estos sujetos, abandonó el vehículo acompañado por quienes se quedaron cuidándole, del 15-M para más señas. Al terminar con el coche el joven embestido amenazo de nuevo al conductor aún sangrando. Posteriormente abandonaron el piquete por su propio pie.

La manifestación de por la tarde fue multitudinaria, se estima la cantidad de asistentes en cerca de 100.000. Al final, hacia las 9, se dividieron, los sindicatos por un lado y el resto por otro. Antigua Cruz Roja y Floridablanca respectivamente. Discursito de clausura y a casa.


Opinión del reportero:

En lo que a mí respecta, el resumen de la jornada es el siguiente:

Por un lado, los responsables sindicales han hecho muy bien el paripé por la huelga pero se han asegurado de que Murcia no se pare, son traidores a su propia causa y como tal quedan en mi memoria. Al menos los de Latbus.

Por otro lado, los enmascarados y “embestidos” no son más que cobardes egoístas a los cuales espero que la justicia, si todavía queda alguna, los ponga en su lugar.

También están los antidisturbios, que han cargado contra los piquetes y contra los ciudadanos que pasaban por Santo Domingo, que han roto las cámaras de todos los que han pillado y que además no llevaban número de identificación. Esos individuos con porra que insultan a las piqueteras y amenazan con abrir fuego. A esos quiero decirles que les vamos a encontrar y si bien la suspensión de empleo es de 3 días, el estigma social será mucho más duradera.

Y los quincemeros, que atendieron a los agredidos en Espinardo, que se mantuvieron firmes en su piquete por convicción, sin violencia. Me dirijo a los que, frustrados, tuvisteis que desistir porque los representantes sindicales os vendieron en Latbus. A los que detuvieron como sospechosos aunque tampoco seáis noticia. A los muchos que sé que estuvisteis en el hospital. A uno de nuestros técnicos, que recibió un puñetazo en el ojo de la Policía Nacional dentro de la UMU sin permiso del rector. A los que como yo os visteis inmersos en algo ajeno a vuestra forma de proceder. Un gran abrazo, espero que esto nos sirva de lección y que finalmente identifiquemos a las manzanas podridas de nuestros cestos y de los de la Policía Nacional.



Sin más, para Radio 15 M Murcia, José Ma Hernández.

Vídeo de la policía dentro del recinto universitario
Vídeo de grabado por una de las agredidas

12 comentarios:

Lui dijo...

¡¡Que gusto da escuchar una versión que se alimenta de la experiencia ciudadana, sabe a verdad y es capaz de oler las mentiras!!

Ángela dijo...

Sólo felicitar por el trabajo y secundar y agradecer la opinión del reportero ;). Compañeros 15meros ya están trabajando en que el peso de la justicia (jurídica, y ante todo, social) caiga sobre los antidisturbios, principales transgresores de la ley durante la jornada de Huelga, que, sin identificación ni autorización, cargaron contra compañeros que actuaban de forma pacífica (como ya demostraran los videos)y contra ese técnico al que todos adoramos.

Y con esto y un bizcocho...sindicatos al cuerno.

Anónimo dijo...

Quisiera matizar algo: No fueron los responsables sindicales de Latbus los que se aseguraron de que salieran los servicios, sino los más de 50 policias antidisturbios que formaron el cordón policial.

Martin Han Stutz Lucca dijo...

Muy buena crónica, os felicito. Insisto en condenar rotundamente la actitud colaboracionista y vergonzosa del comité de empresa de Latbus, protagonizado por CCOO, UGT y la USO. Son unos sinvergüenzas que han vuelto a mentirnos (como en anteriores ocasiones en el que nos desplazamos a cooperar con los trabajadores). Argumentaron que debíamos permitir los servicios mínimos (es decir la salida cada 10 min. de 3 autobuses) pero salieron muchísimos más, mientras los impresentables del comité de empresa (en este caso gentuza de CCOO y UGT) nos empujaban al igual que la policía, que ya nos rodeaba y empezaba a efectuar patadas, codazos y demás agresiones. CUando nos cansamos de tanta mascarada e intentamos forzar que se cumpliera el acuerdo, el piquete informativo fue golpeado contundentemente por las "fuerzas del orden", cómplices de la patronal y el comité de empresa. Estamos muy hartos de esta clase de sindicalistas, vamos a trabajar para que los afiliados sepan quiénes son esta gentuza infiltrada, esquiroles oportunistas. Un abrazo, salud!

Anónimo dijo...

Según mi testimonio, con su total pasividad, incluso, en ocasiones, colaboración.

Anónimo dijo...

Al Reportero: Creo yo, que ya esta bien de que las noticias en prensa, tv, internet o radio, sean para resaltar los actos vandálicos de cuatro. Pues por mi parte me alegro de que la prensa no se haga eco de estos hechos aislados, en todo caso quien debería hacerse eco es la justicia, y me parece estupendo que realmente la noticia de ese día sea la gente que pacíficamente a ejercido unos derechos fundamentales, como son el derecho de manifestación y el derecho a huelga. Vamos a no dar publicidad a los violentos, porque esto solo sirve para desprestigiar las buenas acciones de muchos, que siempre acaban empañadas por las conductas delictivas de unos pocos y, también ayudan a ello, comentarios desatinados como el tuyo, que más bien deberían hacerse en una comisaría, si se han presenciado ya que te permites el lujo de dar todo tipo de detalles, y dejar ya de seguir haciendo injustamente mala prensa de estos acontecimientos.

José Ma Hernández dijo...

El reportero:
Al igual que yo dí mi opinión, te agradezco que des la tuya. Igualmente no creo que tengas capacidad para juzgar la prensa que hacemos de injusta o mala. Los acontecimientos fueron empañados por violentos y mi labor ha sido la de intentar salvar la cara a esos piqueteros cívicos a los que se hace alusión. En definitiva que no creo que omitir información sea hacer "buena prensa" en ningún sentido. Es más pienso que es ser cómplice, en parte, de esa gente.(Por llamarlos de alguna manera)

Los detalles los conozco porque conozco por los testigos.
No me corresponde a mí emprender acciones legales.

Igualmente lo que sí estamos haciendo es recopilar partes de lesiones y denuncias para que El país haga un artículo sobre el abuso policial el 29-M en Murcia.

Anónimo dijo...

Al anónimo que habla al reportero.
Así se desarrollaron los acontecimientos, ni más ni menos. Periodismo real, limpio de basura ideológica y amiguismo empresarial, es decir, lo que no hace ninguna de las empresas que informan en España y en el mundo.
Lo que hagan las agredidas y agredidos con sus lesiones a usted ni le va ni le viene a no ser que tenga usted interés en ayudarles.
Por lo demás la noticia del día para mí debe de ser: "la única herramienta representativa que tenían las obreras y obreros para plantar cara a los empresarios sin escrúpulos, desaparece en una maniobra teatral articulada por los sindicatos, es decir, por la propia herramienta. El pueblo traicionado de la manera más rastrera y vil por sindicalistas apoltronados y apoltronadas mantenidos por la patronal."
¡PERIODISMO REAL YA!

Anónimo dijo...

Sigo pensando que no es bueno de añadir estas noticias al capítulo de la huelga, mi idea es: el día de la huelga una señora se resbala en la terraza y tienen que ir los bomberos a socorrerla y tardan el ciento y la madre porque estan los accesos cortados por la manifestación. ¿Tiene algo que ver con la huelga? NO, luego se cuenta aparte, es otra história sabes, el problema,pienso, es la mala prensa o prensa distorsionada que amontonais unas noticias con otras y encima en detrimento de la autentica noticia. Un grupo de violentos aprovechó para caldear a un pobre chaval, pues me parece fatal, pero vamos a saber diferenciar un hecho aislado de lo que puede ser una crónica de una huelga. En fin no te fijes solo en el dedo!!.Total que me parece una crónica sensacionalista y para nada un artículo INFORMATIVO serio. Es mi opinión, nada más y disculpa si no me expresé todo lo correctamente que debiera. Mi intención era hacer una crítica de un trabajo, para nada personal.

Anónimo dijo...

Me parece perfecta esta lectura, no quizás para un artículo periodístico informativo, pero si para uno periodístico de opinión.Ahora no me vengas con !PERIODISMO REAL YA! refiriendote a este artículo porque su crónica en un 80% cuenta hechos puntuales delictivos o vandálicos concretos, para dar la únicas noticias que contiene, un parráfo al principio y otro al final, de la huelga y que quedan enmarañados con inclusiones de opiniones propias y narraciones sensacionalistas. Total que lo leí, me disgustó, la verdad, y no me pude resistir a hacerselo saber. Siento: No ser más diplomática y una resistencia a las críticas, nada recomendable, por vuestra parte. Tampoco quiero alargar más esto ni seguir molestando a nadie, no era mi intención.

Anónimo dijo...

Me entristece atacar a delegados sindicales que se partieron la cara por la huelga, contra los antidisturbios, y criticando radicalmente a los macarras pseudoguerrilleros más afines al falangismo que o al maderismo policial infiltrado. Yo estuve en la estación de autobuses y vuestro relato no es nada objetivo. Está alejado de la realidad. No había correlación de fuerzas para disputar a los antidisturbios nada. Se procedió a cambiar de táctica y a cortar la carretera principal. Por cierto, faltó gente que por la noche salió desde santo domingo y luego se fue a su casa a dormir, en vez de ir a la estación de autobuses. Los sindicalistas no se fueron a su casa, fueron a sus sedes y desde allí volvieron a los polígonos y a la estación de autobuses. Conozco a varias docenas que empalmaron desde las 0:00 hasta el fin de la manifestación de la tarde. ¿El paripé? eso es una posición reaccionaria y super sectaria que ahora no toca. O nos unimos y dejamos de criticarnos o nos van a dar hasta en el carnet. ¿Que intención hay para rajar de los sindicatos? ¿No convocaron huelga general? ¿No hubo piquetes? ¿Que queríais, que se pegara fuego a un McDonalds? Vamos por favor... ¿Colaboración? Algunos de los sindicalistas de la estación de autobuses, lleva vividas todas las huelgas generales (8), y se ha ostiado con grises. Alguno de vosotros ni había nacido. Basta ya de ponerse medallas de radicales o antisistema o anticapitalistas. Más respeto y unidad, ¡coño!

Anónimo dijo...

Es una lastima lo bajo que han caido los sindicatos, recurren a los trabajadores pero para no perder su poder, no por la perdida de derechos de los trabajadores , sino por la perdida de sus privilegios, es lamentable , pero es asi , para personas como yo , que nos jugamos el tipo en una epoca de fuerte represion policial, de falta de libertades, nos es muy decepcionante comprobar que la novela revelion en la granja, es la cruda realidad en nuestros dias.
Los sindicatos tanto UGT como comisiones, son la gente que peor te puede defender, les encanta seguir el juego a la derecha y traicionarnos cuando menos no lo esperamos, les encanta codearse con el poder y nosotros los trabajadores somos su moneda de cambio, para ellos supuestamente conseguir cosas en su propio beneficio, a combio al trabajador lo dejan tirado cuando mas los necesita, y se alian con de quien en un principio tenian que atacar para defender al trabajador y al trabajador lo dejan colgado de la forma mas infame, y hablo con conocimiento de causa, son peor que el enemigo, son zorros en el gallinero, y se deberia denunciar a las bases sindicales, su dialectica empieza a ser la misma que la de la derecha , la mentira , el engaño,el ocultismo, el paripe, lo peor es que la derecha no se traiciona entre ellos , mienten y engañan a los que no son de su ideologia ,y estan unidos, pero estos sindicalistas traicionan a su propia gente, convirtiendonos a todos en unos parias, primero nos hacen dar la cara y despues nos dan la espalda y se ponen de acuerdo con el opresor, con el que abusa de su poder, con el que atenta contra nuestros derechos .